Esta tarde hablando con el ilustrador Iván Retamas, parte del equipo de Neuromindset y nuestro proyecto de neurociencia BrainUp-Lab, ha salido una conversación muy suculenta en para mí que os paso a resumir. Su propuesta de camiseta de Stop Algoritmo ha sido muy sugerente.

El objetivo final de nuestro proyecto de neurociencia tes despertar habilidades y competencias cerebrales para que los alumnos/as que hagan el entrenamiento tengan más control de sus acciones y emociones para enfocarlas a la mejora de la humanidad.

La Lomloe: Otra ley más viene a adueñarse de nuestro «tiempoburocracia», ¿Cuántas reformas educativas hemos vivido? Todos/as sabemos que cuando cambie el partido político en cuestión volveremos a tener otra ley, y luego otra y luego otra. En todas ellas, docentes cansados, malhumorados, dispuestos e indispuestos porque esto es más de lo mismo pero con otras palabras.

Los bancos: ¿Qué hacen los bancos interesados en la educación? ¿Por qué hay tantas iniciativas sostenidas por las entidades bancarias? ¿Por qué el premio al mejor docente lo propone Abanca y no grupos de alumnos/as o padres o madres? ¿Qué crees que está pasando?

La tecnología: Para mí, la mayor dificultad en la educación actual, es el papel pasivo al que hemos relegado el ser humano. La tecnología se hace dueña de todo, se supone que está a nuestro servicio, se supone que nos facilita la vida, se supone que nos complementa. Con el paso del tiempo vemos que esto no es así.

La tecnología ha venido a adueñarse de nuestro rumbo, de nuestra vida interior, de nuestra paz. No soy un agorero, todo lo contrario; soy un amante/friki de la tecnología. Desde muy pequeño me ha encantado este mundo. Me muevo con soltura y me hace soñar con los últimos dispositivos que aún no tengo. Pero reconozco una amenaza en las horas que TikTok puede quitarte, reconozco una amenaza en la plácida sensación de conseguir/comprar gemas para mejorar tu ciudad o tu avatar en un juego, reconozco una amenaza cada vez que mis niños/as vienen en carro al colegio distraídos con el móvil.

El hambre: Vetusta Morla dice en una de sus canciones que «nos han quitado el hambre». Eso es lo que me preocupa. Es como si nos hubieran adormecido. Nos dan sucedáneos de felicidad en forma de series de streaming, apps de juegos, videoconferencias, gurús de pensamiento positivo, etc… pasamos el tiempo con la sensación de estar completos.

Stop Algoritmo: Aquí aparece el maldito algoritmo. Para facilitar tu consumo de redes sociales, el mayor sucedáneo, te van acercando la información y los productos que tienen que ver con tus gustos y creencias. Todo aparece en tu móvil y, a golpe de un clic, accedes a contenido parecido. Esto provoca, como decía el ilustrador Ivan Retamas, un sesgo de la realidad porque sólo ves aquello con lo que estas de acuerdo. Es decir, sólo te llega la información resultado de tu algoritmo, de tus click; esto te lleva a pensar que todo el mundo piensa igual que tú, que el mundo que te rodea es de Vox, de Podemos, del Colectivo, de los cazadores/as, de las Ongs, del PP o PSOE, de «masterchefs» o de mecánica….

Se nos pasa la vida discutiendo de forma visceral contra todas las otras formas de pensar. Nos afianzamos con lo que leemos y escuchamos sin tamizar, sin contrastar, sin criterio… Somos consumidores de información y, poco a poco, nos convierten en seres pasivos.

¿El objetivo de la educación no es convertirnos en agentes dueños de nuestras vidas para vivir, crecer, aportar socialmente y mejorar el mundo? Abogo porque los maestros/as nos comprometamos en despertar conciencias, despertar seres humanos, despertar el hambre del cambio.

Buenas noches, un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.